Saltar al contenido

Qué pasa si le das ajo a un perro

¡NO! El ajo no es tóxico para los perros, de hecho, en la dosis necesaria tiene un extraordinario efecto antiparasitario interno y externo, entre otros muchos beneficios.

Lo primero que queremos aclarar es que la toxicidad del ajo para perros está directamente relacionada con la cantidad ingerida. Porque el ajo no es malo en sí mismo, pero puede convertirse en un alimento peligroso si un perro come más de lo recomendado, dependiendo de su tamaño.

Sitúate. No te pierdas:

La cebolla es muy tóxica para los perros

La cebolla, al igual que el ajo y todas las hortalizas de la familia Allium, es muy tóxica para los perros por su contenido en compuestos sulfúricos (tiosulfato). Los perros no tienen la enzima necesaria para digerirlos y esto les causará serios problemas. La cantidad de cebolla que le causará problemas a tu perro es difícil de determinar, ya que su toxicidad depende de la cantidad de tiosulfato que contenga.

En grandes dosis, la cebolla es tóxica para los perros. También es en pequeñas porciones repetitivas, es decir, darle un poco de cebolla suele ser peligroso. Si se trata de una cantidad pequeña y puntual, lo más probable es que tu pareja no presente ningún problema. Sin embargo, no se recomienda proporcionarles este producto. Sus efectos beneficiosos se pueden obtener de otros alimentos que no son peligrosos, por lo que no merece la pena correr el riesgo.

Mi perro comió pollo con ajo

No todos los compuestos de la alimentación humana se consideran seguros para los perros.

Algunos, especialmente en grandes cantidades, podrían provocar graves cambios fisiológicos en el organismo de los perros. El ajo es uno de esos vegetales que pueden representar una amenaza para la salud de tu mascota. Siga leyendo para obtener más información sobre la toxicidad del ajo en los perros y lo que se puede hacer para tratarla y prevenirla.

El ajo (Allium sativum) es un miembro del género de plantas Allium; otros miembros de este género son los puerros, las cebolletas y las cebollas. Ya sea que este vegetal esté cocido, crudo, condimentado o mezclado con alimentos, puede ser tóxico para su mascota si se consume en exceso.

¿Los perros pueden comer ajo?

Pues la respuesta es ¡SÍ!, siempre y cuando las dosis sean seguras y compatibles con tu peso corporal y requerimientos nutricionales. Por ejemplo, considerando que un diente de ajo pesa unos 2 gramos, un perro mediano de 10 kilos tendría que comer unos 25 dientes de ajo para desarrollar síntomas de intoxicación.

Pero, cuando se consume de forma racional y moderada, este alimento ofrece numerosas propiedades medicinales para nuestros peludos. Uno de ellos es reforzar su protección frente a los parásitos intestinales, pero también existen otros usos y beneficios del ajo en perros.

Tocino

El olor a tocino los pierde sí… Pero para, porque los alimentos ricos en grasas como el tocino o el jamón pueden causar pancreatitis en los perros. Y debido al alto contenido de sal, también pueden causar malestar estomacal. Otra de las consecuencias que su consumo puede ocasionar a los perros es que les da mucha sed, beben mucha agua y eso les provoca hinchazón. ¡Así que nada de tocino aunque haya barbacoa!

Settings